Jornada de reflexión sobre lo que vive la Iglesia Chilena

Jornada de reflexión sobre lo que vive la Iglesia Chilena

El jueves 31 de mayo, la pastoral del Colegio Carmela Larraín de Infante, después de un discernimiento sobre lo sucedido en la Iglesia Chilena, decidió convocar a una jornada de diálogo y reflexión sobre la situación de crisis que vive la Iglesia de Chile. El encuentro fue acompañado por el capellán del Colegio, P. Christian Reyes y tuvo tres momentos:

El primero fue dialogar en pequeños grupos en torno a dos preguntas:

¿Cómo me está afectando a mí este tiempo de crisis e incertidumbre que vive la Iglesia?

¿Qué ambiente se percibe en nuestra comunidad educativa y en nuestra familia, frente a esta situación?

En el segundo momento tuvo una mirada a como se fue gestando en la Iglesia Chilena esta “cultura del encubrimiento” y recordamos algunos criterios básicos entorno a la pastoral de Prevención

En un tercer momento contemplamos como la Madre Bernarda enfrentó las crisis que le toco vivir en la Iglesia. De un modo especial, pusimos nuestra mirada en el periodo vivido en Chile entre 1876- 1886, en el cuál la Madre Bernarda Morín experimentó lo que, Don Fernando Aliaga, denominó  “la crisis de fidelidad”. En este periodo la Iglesia de Santiago tuvo dos Obispos, uno nombrado por la Iglesia y otro nombrado por el Gobierno, lo cual desató una profunda crisis y se transformó en la antesala de lo que posteriormente sería la separación entra la Iglesia y el Estado Chileno. Fue en medio de esta crisis que Madre Bernarda se mantuvo fiel a su misión y puso su mirada en el Papa León XIII. Es en este contexto, Madre Bernarda se la juega por que la Providencia sea una Congregación de Derecho Pontificio

Don Nelson Mandela decía que en medio de los momentos más duros del apartheid los sudafricanos tenían dos posibilidades: una mágica y otra  milagrosa.

  • La solución mágica era ponerse a rezar hasta que los ángeles vinieran a solucionar este problema
  • La opción milagrosa era juntarse para dialogar sobre lo que estaba sucediendo hasta que juntos encontraran caminos de solución.

Afortunadamente, los sudafricanos escogieron la opción milagrosa, y nosotros como equipo pastoral quisimos proponerle a nuestra comunidad educativa este mismo camino; recordando que hoy no vivimos una crisis de Fe sino una crisis eclesial y que por tanto nuestra misión no es hacer una apología de la Iglesia sino animar la Fe de nuestra comunidad educativa.

Share this post